martes, 26 de febrero de 2013

El bautizo de Hugo

Sin duda, es un privilegio que un amigo te tenga en cuenta a la hora de celebrar un acontecimiento tan familiar como es un bautizo, una comunión, una boda, un cumpleaños...
Yo, en estas ocasiones, me suelo poner hasta... digamos...¿¿¿nerviosa???. No quieres que nada falle, te comes la cabeza con el modelo a elegir (te lleva más tiempo decidirte que hacerlas). De hecho, cambias el modelo una media de 200 veces (lo normal vienen siendo 50), vamos, ¡hasta que te duele la cabeza! y empiezas a pensar que te va a volver mochales. Porque, además, en un acto de total confianza...¡te dejan elegir todo a ti! (lo que en una situación normal, una, entendería como una gran suerte). Ya te puedes matar a intentar saber el sabor que preferirían para el bizcocho, cual puede ser su relleno favorito, el color preferido, el diseño..
Lo único que consigues oír (eso sí, con la mejor de sus sonrisas es: "escoge tú, que seguro que me va a encantar". En definitiva: batalla perdida.
Bueno, no os aburro más contando como es mi proceso mental, sino quienes os vais a volver majaras sois vosotros.
Os dejo las galletas y la tarta que le hice a Hugo para su bautizo. Os lo podéis creer: TODO UN PRIVILEGIO.Gracias Mª Dolores y Marcos por confiar en mi.         



 



No hay comentarios:

Publicar un comentario