jueves, 18 de octubre de 2012

¡Ta-chan!

No me he ido a la estratosfera (eso se lo dejo a gente más valiente), pero hemos estado un poco liados. Y la foto que os traigo hoy es la justificación de mi abandono. Estamos dando los últimos pasos para poder abrir la tienda on-line. Esto ha supuesto buscar un envase adecuado para que os lleguen perfectas y podáis disfrutar de ellas en las mejores condiciones.
Después, llegó el momento de diseñar las etiquetas. Aquí nuestro departamento de diseño se estrujó la cabeza una y otra vez hasta conseguir algo que nos gustase.Cambiamos veinte veces de fondo, de color, de tamaño... Creo que, después de tanto quebradero de cabeza, han quedado muy bonitas.
Incluso ha sido difícil encontrar las tiras alambradas que cierran la bolsa, porque no las queríamos plateadas, ni doradas. ¡En fin, una odisea!
Pero, cuando, al final, las he tenido en tienda me he sentido orgullosa de ellas y agradecida por el tiempo que les han dedicado.
Dentro de poco, todos vosotros podréis disfrutar de nuestras galletas sin que importe la distancia que nos separa. ¿No os parece genial?



No hay comentarios:

Publicar un comentario